viernes, 11 de julio de 2008

¿Por qué no nos sugiere nadie los puntos en los que hay que poner cuidado -aquí el hielo es más fino, alli es más espeso, avanza, desvíate, recula. detente, evita?

¿Por qué tenemos que cargar siempre con el peso de los gestos no hechos, de las frases no dichas, el beso que no di, la soledad que no abracé?

¿Por qué desde que nacemos vivimos inmersos en un extraordinario aislamiento?

Susanna Tamaro
"Escuha mi voz"
(Págs.28-29)

No hay comentarios: